20 de enero de 2008

Clinton y Romney ganan en Nevada; McCain en Carolina del Sur

Ayer fue el turno de los electores de Nevada y Carolina del Sur de acudir a las urnas y participar en el proceso de elección de candidatos presidenciales.


Partido Demócrata

En el estado de Nevada, que tiene una presencia numerosa de electores de origen latino, la Senadora Clinton se llevó el 51 por ciento de la votación y el Senador Obama el 45 por ciento. El Senador Edwards registró apenas el 4 por ciento de las preferencias. En Nevada (al igual que Iowa), las elecciones se realizan mediante asambleas partidarias en donde los electores manifiestan públicamente sus preferencias. Curiosamente en esta ocasión, y después de una decisión judicial (asunto que generó polémica entre los precandidatos), hubo caucuses en los casinos (para que pudieran votar los trabajadores asociados a esta industria).

Aunque Clinton se llevó la mayor votación, en realidad, la campaña de Obama podría también cantar victoria ya que, dada la distribución de electores en el estado, el Senador Obama obtuvo 13 delegados, mientras que la Senadora solo 12.

Hasta estos momentos (y después de votaciones en Iowa, New Hampshire y Nevada), Obama tiene más delegados que Clinton y Edwards (Obama 38, Clinton 36, Edwards 18). Este conteo no incluye a los ‘superdelegados’ que también tienen derecho a participar en la convención donde se nominará formalmente al candidato (o candidata). Si incluyes a los 'superdelegados' (personalidades que por su cargo tienen derecho a votar en la convención), se estima que Clinton lleva la delantera.


Partido Republicano

Los republicanos votaron ayer en dos estados, Nevada y Carolina del Sur.

En Nevada, el candidato ganador fue Mitt Romney quien se llevó el 51 por ciento de los votos. En segundo lugar quedó Ron Paul con el 13 por ciento del electorado. Este ha sido el mejor desempeño de Paul en lo que va del proceso. Desafortunadamente para el, su logro no tiene el impacto mediático pues la elección de Carolina del Sur es la ‘nota’ del proceso. En Nevada, los delegados republicanos se asignan de manera proporcional al voto, por lo que Romney se llevó 18 delegados, Paul y McCain 4, Huckabee y Thompson 2 cada uno y, por último, Giuliani 1 delegado.

Ayer fue un excelente día para McCain. Se llevó el estado sureño de Carolina del Sur donde la mayoría del electorado es de corte conservador. McCain ya había demostrado (en New Hampshire) que atrae votos independientes. Ayer, tenía que mostrar en Carolina del Sur, que es aceptable para un electorado conservador. Y lo hizo. McCain ganó con el 33 por ciento de los votos, seguido por Mike Huckabee que registró 30 por ciento.

Desde 1980, el precandidato que gana Carolina del Sur se ha convertido en el candidato republicano. Esa es una buena señal para McCain.

McCain perdió en este estado hace 8 años y su victoria ayer lo reinvindica ya que en el 2000 fue víctima de una guerra sucia muy intensa. Ahora, algunos grupos intentaron revivir los ataques que, en esta ocasión, no funcionaron (en parte porque McCain implementó una estrategia de contraataque). Pero su victoria no solo se debe a eso. Encuentro dos explicaciones relevantes:


  1. Carolina del Sur es un estado con una alta presencia militar (por las bases militares y los militares en retiro que viven en el estado) y la vida personal de McCain es muy simbólica en este sentido. McCain es un veterano de Vietnam y varios años fue prisionero de guerra. Además, en Vietnam, McCain perdió movilidad en sus brazos. Ver una imagen de McCain en un evento de campaña saludando a la gente y observar como no puede levantar todo el brazo es un recordatorio de su entrega y lucha personal.
  2. El factor Fred Thompson. Carolina del Sur es un estado con fuerte presencia conservadora y si bien el precandidato Thomspon no tenía posibilidades de ganar, si dividió el voto ‘conservador’ con Mike Huckabee. Mike Huckabee necesitaba ganar ayer. Se quedó cerca (a tres puntos) y no faltará quien diga que Thompson se mantuvo en este estado para ayudar a McCain con quien tiene una muy buena amistad.

¿Que sigue?

Carolina del Sur para los demócratas (26 de enero) y Florida para ambos partidos (29 de enero).

Para Obama, Carolina del Sur es asunto de vida o muerte. Si no gana, en mi opinión ya no tendría posibilidad de ser el candidato demócrata.

Por el lado republicano, McCain ya es, también en mi opinión, el precandidato a vencer. Lo único que podría descarrilar su campaña es una victoria de Giuliani o Romney en Florida, algo que se antoja, en estos momentos, sumamente difícil.

Ya platicaremos de ambos escenarios conforme se aproxime la fecha.