30 de enero de 2008

Breves comentarios sobre Florida

Entre los republicanos

McCain ganó ayer y con su triunfo se convierte en el frontrunner de la contienda republicana. Su triunfo fue muy importante porque lo hizo en un estado donde solo votan los ciudadanos afiliados al partido republicano. No fue fácil la victoria pues siempre se había dicho que McCain no podía ganar una primaria en un all-republican state. Ayer mostró que no es cierto. Se llevó los 57 delegados y si bien sigue en segundo lugar (según el número de delegados ganados), el momentum es suyo y eso es más importante en el proceso electoral norteamericano.

En alguna ocasión, Winston Churchill dijo "in war, resolution; in defeat, defiance; in victory, magnanimity". Así estuvo ayer McCain: ganó y fue magnánimo. Después de que le aventaron la casa encima durante la campaña en Florida, con su discurso tendió 'puentes' (palabra que nos encanta en el léxico político mexicano) hacia sus contrincantes. Ya está pensando en la operación cicatriz.

Todo indica que hoy Giuliani lo respaldará. Ese es otro gran tema. El fracaso de la estrategia de Giuliani. El apostó todo en Florida e ignoró el proceso en Iowa, New Hampshire, Nevada, Carolina del Sur y Michigan. Evidentemente fue un error. Increíble que quien hace un mes y medio era el puntero en las encuestas nacionales, tiene que dejar la contienda antes del super martes. Ya habíamos comentado alguna ocasión, su estrategia era sumamente arriesgada.


Entre los demócratas

El proceso en el estado de Florida no contó oficialmente. El comité nacional de este partido no aprobó la decisión de adelantar la elección una semana (originalmente iban a votar el super martes) y por ello determinó que no 'sentará' a los delegados de Florida en la convención nacional (donde se nomina formalmente al candidato demócrata). Se dice que alguno de los precandidatos solicitará se revise esta decisión (pero aun falta mucho para eso).

No obstante ello, ayer 'ganó' Hillary Clinton y organizó todo un espectáculo como si la elección contara. Para ella es sumamente importante detener la avalancha mediática producto de los sucesos del fin de semana (el triunfo de Obama en Carolina del Sur y el apoyo de los Kennedy a la candidatura del senador de Illinois) y cambiar la nota. Esa es la importancia de Florida.

Además, si debe haber focos amarillos en la campaña de Obama. Si bien no hizo campaña en este estado (como ninguno de los otros precandidatos), su desempeño aquí -una entidad con una fuerte presencia latina- no fue bueno. Para ganar la candidatura del partido demócrata es necesario tener una mayoría del voto latino (o hispano). Algo tiene que hacer en esta semana (antes del super martes) para mejorar estos números.