16 de febrero de 2008

Ley antitabaco y la próxima ocurrencia legislativa

En la Ciudad de México, y ahora en otras partes del país, se ha determinado prohibir fumar en restaurantes, bares y otros lugares públicos.

Siempre he sospechado que esta política pública se le ocurrió a algún legislador (o legisladora) de nuestra ciudad en alguno de sus viajes de shopping a la ciudad de Nueva York (lugar que vio nacer esta idea). Esto no sería raro pues muchos legisladores visitan más la Gran Manzana que su propio distrito electoral.

Habiendo dicho esto, les anticipo la próxima ocurrencia legislativa en México: nuevas reglas para los menús en los restaurantes.

Why do I say this?

Bueno, resulta que la ciudad de Nueva York aprobó nuevas reglas para los menus en las cadenas de restaurantes. Ahora, además del precio, cada platillo deberá indicar cuantas calorías contiene. La idea es que si alguien ve que lo que se le antoja tiene más de 5,000 calorías (por decir algo), entonces ya no se lo va a comer y pedirá algo saludable (como una ensalada).

Aquí la nota.

Si mi teoría de la ocurrencia legislativa es válida, no pasará mucho tiempo para que algún legislador capitalino proponga esto.



PD. No me opongo a este tipo de normas, lo que me cae de variedad es identificar su origen y lo que si me molesta es que los legisladores no se ocupen de cosas más importantes (como establecer mejores condiciones para generar empleos en la ciudad).

3 comentarios:

Rocío Arango Giraldo dijo...

¡Consuélate José, Creo que es común a toda AL la reverencia a lo externo!

El Nahual dijo...

Estoy de acuerdo en el malinchismo de México y su tendencia a copiar todo lo que pasa en otras partes del mundo, pero la ley antitabaco me parece absolutamente necesaria, no una ocurrencia.

Mi opinión completa esta en http://mexicoparalosmexicanos.blogspot.com/2008/02/tabaquismo-mxico-y-el-desarrollo.html

y recomiendo leer: WHO Report On The Global Tobacco Epidemic, 2008. http://www.who.int/tobacco/mpower/mpower_report_full_2008.pdf

Saludos!

Anónimo dijo...

Coincido plenamente con el "Nahual", la ley no es una mera ocurrencia, aún cuando si pueda ser una copia de un instrumento legislativo externo ( que no "copiamos" también los derechos del hombre en nuestra constitución? ).