5 de febrero de 2008

'La última y nos vamos'. Ideas en torno al super martes.

‘La última y nos vamos’ es una de las mentiras típicas del mexicano pero también es una expresión que podríamos utilizar hoy en el super martes electoral porque no creo que al final del día tengamos ya definidos a los dos candidatos presidenciales. Pero, independientemente de ello, estamos ante el día más importante del calendario electoral norteamericano (bueno, a la fecha).


Partido Republicano

Inicio con este partido porque me parece que el escenario es menos complicado.

Probablemente en el GOP (Grand Old Party) tengamos un claro ganador el día de hoy. En este partido, en algunos estados la asignación de electores se hace de manera proporcional a la votación, pero hay estados donde la totalidad de delegados van al ganador (así sea por un solo voto). Esto permite en teoría que un precandidato vaya sumando delegados rápidamente.

John McCain tiene una ventaja importante en las encuestas nacionales y en varias encuestas estatales. McCain reporta ventajas en estados como Arizona, Connecticut, Delaware, Nueva York y Nueva Jersey. Mitt Romney, por su parte, tiene buenos números en Alaska, Colorado, Massachusetts, Montana, Dakota del Norte, Utah, West Virginia. Mike Huckabee aventaja en su estado natal Arkansas. Los estados que están en el aire son Alabama, California, Georgia, Illinois, Minnesota, Missouri, Oklahoma y Tennessee.

De los 1,191 delegados que necesitas tener para ser electo candidato en la convención republicana, 964 se determinarán el día de hoy y la tercera parte de estos provendrán de estados donde el ganador se lleva todos los delegados. Una cantidad considerable.

Para Mitt Romney, después de dos años de campaña y mas de $35 millones de dólares de su propio dinero, me parece que su intento por conseguir la nominación podría terminar hoy. Después del triunfo de McCain en Florida, el veterano de la guerra de Vietnam se posicionó como lider y esto le ha presentado ventajas significativas. La semana pasada John McCain recibió el apoyo del popular gobernador de California, Arnold Schwarzenegger y esto le ayuda con los independientes.

Pero no todo está perdido para Romney: un buen desempeño en el estado de California le puede ayudar. Desafortunadamente para el, Mike Huckabee permanece en la contienda y esto le presenta complicaciones ya que ambos tienen su base electoral en el sector más conservador del partido republicano.

Si bien debemos estar pendientes de lo que suceda en todos los estados, dos estados en particular me van a interesar: California y Massachussets.

California es la joya de la corona por su peso electoral. McCain está arriba en las encuestas, pero hay información que sugiere que la brecha se cerró en estos días y que la posición de McCain en el tema migratorio ha vuelto a generar malestar entre la base del partido republicano en este estado (donde solo votan los militantes). El otro estado interesante es Massachussets (el estado que gobernó Romney). Si McCain gana ahí será un indicador de que le fue muy bien en la jornada. Este estado es pequeño y las casillas cierran temprano por lo que sabremos el resultado por ahí de las 8:30 de la noche. California no sabremos sino hasta la madrugada.

Existe una sensación de inevitabilidad en torno a McCain. Si queda como candidato republiano, tiene mucho que hacer por convencer a su partido de que tiene suficientes credenciales conservadoras. McCain es considerado por muchos como un 'moderado' y esto, entre bastantes republicanos, es equivalente a una grosería.


Partido Demócrata

Los demócratas tienen reglas distintas y mucho más complicadas. No obstante, y para no profundizar en detalles innecesarios, solo basta decir que la asignación de delegados es proporcional a la votación que reciben los candidatos.

El día de hoy está en juego la elección del 52 por ciento de los delegados a la convención nacional demócrata que se realizará a finales de agosto. Dado que la contienda está muy cerrada entre Obama y Clinton, es previsible que ambos se dividan los delegados que están en juego. Al final del día, no creo que tengamos un claro ganador de la jornada y la candidatura. El proceso en este partido va para largo.

En las encuestas nacionales Hillary Clinton lleva una ligera ventaja (en algunos estudios de opinión la diferencia es menor al error estadístico), pero más interesante es analizar las encuestas estatales.

Les pongo varios ejemplos: Alabama: Obama, 44 y Clinton, 37. Arizona: Clinton, 43; Obama, 41. Georgia: Obama, 47; Clinton, 41. Illinois, Obama, 55, 24. Missouri: Clinton, 47; Obama 41. Nueva Jersey, Clinton, 46; Obama, 39. Nueva York, Clinton, 54; Obama 38. California, Clinton 45, Obama 36.

En muchas de estas encuestas, la brecha se ha cerrado de manera importante y dado que se levantaron la semana pasada, es probable que en algunos casos la tendencia se haya cruzado. Ya veremos.

Además de los delegados que se elegirán hoy, en este partido hay una figura interesante que podría ser un factor importante en la convención nacional: los superdelegados. Los superdelegados son 796 personas que ocupan distintos cargos de elección popular y de dirección partidista y no son electos mediante el proceso de primarias. Es un número importante y representa poco menos del 20 por ciento de los delegados que se sentarán en la convención nacional (en total son 4,048 delegados).

Pero regresemos al super martes, ¿quién tiene el momentum?

En mi opinión, Obama.

En la última semana ha conseguido respaldos públicos significativos. El respaldo del Senador Kennedy es crucial (y sobre todo con los hispanos); también fue muy simbólico que la gobernadora de Kansas lo respaldara a él y no a la Senadora Clinton. Pero a pesar del momentum, no esta claro que esto sea suficiente para ganar hoy. Obama está compitiendo contra el reloj. Si el super martes se efectuara el martes 12 o 19 de febrero, la historia podría ser distinta. Obama ha mostrado que en aquellos lugares donde se ha presentado convence a mucha gente de que es un candidato viable, pero hacer esto en 22 estados en una semana es muy difícil. Obama es un excelente orador en vivo y no estoy muy seguro que tenga la misma presencia a través del televisor (que es el medio más eficiente para competir en el super martes).

En el partido demócrata, es importante ver lo que suceda en estados como California y Nueva York. Si Obama gana en alguno de estos dos, esa será la nota de la jornada en el partido demócrata y una victoria muy significativa para el.

En términos de grupos de electores, quien tenga el mejor desempeño con los hispanos tendrá la mejor noche.

3 comentarios:

Guido dijo...

Hace un par me topé con este blog por accidente y lo he estado visitando constántemente. Te puedo decir sin dudas que estos posts son los mejores "US politics for dummies" en español de la red. Excelente trabajo y análisis.
Soy liberal, y aunque creo que en EU no hay ningún candidato verdaderamente liberal (todos son más o menos conservadores) creo que el candidato que mejor representaba esa ideología era John Edwards.

Increíble la diferencia entre Hillary y Obama en NY. Pensaba que el estado supuestamente más liberal se daría cuenta que Hillary es más conservadora que el mismo McCain.

Saludos!

JLT dijo...

Gracias Guido. Me gustó el término US politics for dummies' y te agradezco los comentarios.

Ahora, como comentario, te comento que la definición de 'liberal' en el contexto norteamericano no es la misma que en México. En México, utilizamos la palabra liberal en el sentido clásico (y mas parecido al liberalismo europeo).

Saludos!

Juan Carlos Luna dijo...

Aritméticamente tienes toda la razón Pepe, quizá no sea la última y nos vamos, pero ¿que hay de aquella vieja consigna política: caballo que alcanza: gana?

No es eso lo que ocurrió con McCain y lo que aparentemente está empezando a ocurrir con Obama? Ese "giro" de preferencias que comienza a mover al elector racional que busca estar con el ganador ?