19 de febrero de 2008

La diferencia entre las contiendas republicanas y demócratas

He leído algunas columnas hoy en las que se dice (casi afirma) que el que los demócratas todavía no determinen a su candidato presidencial les va a debilitar en la próxima elección presidencial (en noviembre).

No estoy seguro. La naturaleza del conflicto demócrata y el conflicto republicano es muy distinta.

Es cierto que los republicanos ya tienen a su candidato (bueno, es cuestión de días) pero el proceso evidenció un partido dividido y desgastado. Su campaña pareció un pleito entre una pareja que está por separarse. Ambos están invitados a una fiesta pero no quieren acompañarse.

Por su parte, la contienda demócrata no es una en la que busquen divorciarse. El proceso demócrata recuerda al conflicto personal que (supongo) tienen algunos suertudos que no saben con cual chica salir. Los demócratas tienen dos excelentes prospectos, las dos candidaturas les gustan y las dos tienen sus virtudes. Desafortunadamente, para ellos, al final solo podrán ir a la fiesta con una de las dos.

Por eso sostengo que la naturaleza del conflicto es distinta y me parece mejor estar en los zapatos demócratas que los republicanos.


PD. Esta idea nació de una conversación que sostuve con un amable lector de este blog que pidió su anonimato.