15 de abril de 2008

Ahora es el turno de Pennsylvania

... continúa el proceso electoral en los Estados Unidos. Dentro de una semana se realizarán las elecciones primarias en el estado de Pennsylvania y el día de mañana debatirán Clinton y Obama...

A propósito de ello, ¿en que va el proceso?

Según la cadena MSNBC, los conteos de delegados más recientes, Obama tiene 1,416 delegados electos mientras que Clinton 1,252; Obama tiene 230 superdelegados y Hillary 259. Si sumamos ambos tipos de delegados, la ventaja de Obama es de 1,646 a 1,511 delegados. En lo que se refiere a votos totales recibidos en las 42 primarias y caucuses que se han realizado, por Obama han sufragado 13,405,271 personas (49%) mientras que Clinton lo han hecho 12,706,194 (47% de los votos).

¿Cómo van las encuestas en el estado de Pennsylvania?

La última encuesta de TIME MAGAZINE le da a Hillary 44% de la votación y a Obama 38%. Por cierto, el fin de semana salió una encuesta que le da a Hillary Clinton 20 puntos de ventaja pero debemos tomar con reservas ese estudio (la empresa se ha equivocado en elecciones estatales recientes y por eso no le daría mayor importancia). Aquí abajo una encuesta de encuestas (poll of polls) para Pennsylvania que ofrece una mejor perspectiva (vía Political Arithmetik).


Esta semana es crucial para Obama.

Hace 10 días, el Senador por Illinois fue a San Francisco para recaudar fondos (como antecedente, la expresión ‘San Francisco Democrat’ se vincula a gente muy liberal y muy alejada del mainstream político norteamericano... no es bueno, pues, que te digan eso) y en el evento, que era privado (pero alguien lo grabó), le preguntaron a Obama porque consideraba que no tenía más resonancia con electores de escasos recursos. En su respuesta utilizó una pobre selección de palabras y terminó diciendo que la gente estaba “amargada” y que por eso se aferraba a la religión y de las armas (guns). Se filtró a la prensa la grabación de lo dicho por el Senador y, como era de esperarse, sus contrincantes han retomado sus palabras y lo han acusado de elitista.

Aquí una transcripción de parte de lo que dijo Obama para que ustedes formen su propio criterio:


"Here's how it is: in a lot of these communities in big industrial states like Ohio and Pennsylvania, people have been beaten down so long. They feel so betrayed by government that when they hear a pitch that is premised on not being cynical about government, then a part of them just doesn't buy it. And when it's delivered by--it's true that when it's delivered by a 46-year-old black man named Barack Obama, then that adds another layer of skepticism. ... You go into some of" those "small towns in Pennsylvania, and like a lot of small towns in" "Midwest, the jobs have been gone now for 25 years, nothing's replaced them. And they fell through the Clinton administration, and the Bush administration, and each successive administration has said that somehow these communities are gonna regenerate and they have not. And it's not surprising then they get bitter, they cling to guns or religion or antipathy to people who aren't like them or anti-immigrant sentiment or anti-trade sentiment as a way to explain their frustrations."


Por último, Pennsylvania es un estado muy interesante por sus características electorales. Es una entidad con muchos ‘Reagan Democrats’ que son personas de clase trabajadora que se identifican con el mensaje económico de los demócratas y el mensaje de seguridad nacional y moral de los republicanos (por ejemplo, el 46% de los electores tienen arma propia -derecho consagrado en la segunda enmienda de la Constitución norteamericana- y ahí lo delicado de las palabras del senador).

En las elecciones presidenciales, Pennsylvania es considerado un ‘swing state', es decir, un estado que pueden ganar los demócratas y republicanos. En las últimas cuatro elecciones presidenciales, los demócratas han ganado este estado.