10 de abril de 2008

Ahi tienes tu boleto del metro, hijo. Te veo en casa.

Lenore Skenazy, columnista del periódico NY Sun, publicó recientemente un editorial titulado Here's your Metrocard, Kid (de ahí el título del post).

Aquí lo puedes leer.

En el editorial, relata como su hijo de 9 años llevaba semanas pidiéndole a ella, le dejara en algún lugar de la ciudad, donde fuera, para que el encontrara la manera de llegar a casa sin ayuda de alguien (viven en la ciudad de Nueva York). Entonces, después de varias semanas de valorar los pros y los contras, Lenore lo dejó en una tienda departamental en el centro de la ciudad (Bloomingdale's) a unas cinco estaciones de su casa. Ella tomo otro camino a casa.

Como antecedente, el niño se ha subido n mil veces al metro y al autobús con su madre por lo que conocía el funcionamiento de ambos.

Lenore le dio a su hijo un mapa del metro, una tarjeta para el autobús (Metrocard), un billete de veinte dólares y monedas (por si necesitaba hacer una llamada). No le dio celular (porque no quería que se le perdiera) y no lo siguió sin que el se diera cuenta.

Termina su relato diciendo: Mi hijo llegó a casa, muy contento y orgulloso (ecstatic) por su independencia.

Long story short: My son got home, ecstatic with independence.


Cuando escuché el relato, mi primera reacción fue... "que señora tan irresponsable". Pero, reconozco que, después de escucharla en el radio y leer su explicación en su blog, donde ofrece más detalles y una justificación de sus motivos, no estoy seguro de mi reacción inicial. No puedo decir que me haya convencido y que yo, en su lugar, actuaría de la misma manera ante la insistencia de un hijo. No obstante, no encuentro razones contundentes para rebatir sus argumentos.

Evidentemente el debate y la discusión alrededor de este episodio ha sido muy intenso. De nuevo, aquí su blog y aquí otro artículo que ella escribió varios días después titulado America's Worst Mom?

Vía Talk of the Nation.

2 comentarios:

Alejandra dijo...

Se me hace interesante el porque ha hecho tanto ruido este artículo, en México cantidad de mamás sobre todo de escasos recursos mandan a sus hijos solos desde muy temprana edad a la escuela o a diferentes tipos de mandados, inclusive los dejan solos en sus casas a cargo de niños aún más chicos. Para mi cada caso es diferente y cada hijo también, depende de que tan observadores y responsables sean y de que tanta seguridad les ha transmitido uno como padres.

El Nahual dijo...

Debo de admitir que fue muy osada la señora. Tal vez hubiera sido más útil y responsable que le dijera al niño: el día de hoy tu me vas a indicar la forma de regresar a casa.

Sobre que en México muchos niños andan solos en las calles para regresar a casa o moverse por la ciudad sin sus padres es muy cierto. Esto es cotidiano y no nos escandaliza, pero debería de serlo, por las razones que lo provocan: la pobreza o las grandes distancias que los padres tienen que recorrer para ir a trabajar y que hace dejar a los niños solos durante el día.