4 de septiembre de 2007

Programa educativo en el Distrito Federal

La semana pasada el gobierno del Distrito Federal anunció un nuevo programa para “niños talento”. Según el boletín de prensa, el programa contempla “la entrega de un estímulo económico de 3 mil pesos anuales para que los menores con promedios altos de calificaciones realicen actividades extra escolares” (la redacción es del boletín). Más adelante, el mismo comunicado señala que “se les impartirán clases ... de música, pintura, deportes, danza, computación y matemáticas, entre otras disciplinas.” Aquí el vínculo al boletín.

Andrés Oppenheimer, quien es uno de los columnistas más leídos en el continente, publicó el domingo, en su editorial en el Miami Herald, que este anuncio fue la “noticia más significativa” en América Latina durante la semana pasada. Aquí la columna de Oppenheimer. Independientemente de la opinión del columnista, vale la pena comentar lo siguiente sobre el anuncio del gobierno del DF.

En términos de política pública:
  • Al menos en la Ciudad de México, ningún gobierno había entregado directamente dinero en efectivo a los mejores estudiantes. Tradicionalmente, el 'estímulo' (o premio) al estudiantado se otorga mediante una beca para continuar y completar sus estudios.
  • Suponiendo que los alumnos con los mejores promedios son los que viven en un contexto social y familiar propicio al estudio (algo que señalan muchas investigaciones), podríamos suponer que el programa tenderá a beneficiar primordialmente a estudiantes relativamente privilegiados.
  • En otros países se han implementado programas parecidos desde hace mucho tiempo (ver link) pero -a diferencia de lo que planea hacer el GDF- los recursos no se entregan como 'premio' a los mejores estudiantes, sino para 'motivar' a los estudiantes con promedios bajos. Esto no ha dado muy buenos resultados.
  • El programa podría tener éxito desde el punto de vista académico si los niños y sus padres son quienes deciden en que clases extracurriculares y con que profesores inscribir a los alumnos. El programa no va a servir académicamente si estas decisiones las hacen funcionarios públicos (con todo y que les pongan un título amable como el de 'tutores').

En términos políticos, el programa le da al jefe de gobierno del DF lo siguiente:

  • Lo acerca, mediante programas sociales, a grupos poblacionales que nos son beneficiarios tradicionales de este tipo de políticas. Es probable que el mayor número de estudiantes beneficiados sean de clase media.
  • No menos importante, la posibilidad de decir en su discurso político (suponiendo que pretende buscar la presidencia de la República) que 'apoya' la educación y las decisiones de los padres de familia en este sentido sin la intervención de la burocracia magisterial.

Por último, no deja de llamar la atención la reacción de la opinión pública a la propuesta. Vamos no generó mucho interés. En otras ocasiones cuando alguien en nuestro país ha promovido la utilización de recursos públicos y esquemas de competencia para que los padres busquen mejorar la educación de sus hijos, han sido fuertemente criticados por grupos de izquierda y por grupos sindicales bajo el argumento de que esas propuestas buscan "privatizar la educación pública". Probablemente ahora que un gobierno de izquierda propone un esquema similar estamos ante la oportunidad de deshacernos de ese mito que, entre otras razones, no nos ha permitido mejorar considerablemente la calidad educativa en nuestro país.

¿Que opinas?

3 comentarios:

Luis dijo...

Como van a asegurarse que los 3000 pesos sean utilizados para actividades extracurriculares??

Que tanto le van a "entrar" los profesores que en cooperacion con los padres de familia podrian corromper este sistema?

Como asegurarse que el mejor alumno sea el de mejores calificaciones?

Aunque esto no aumente el nivel de la educación impartida, quiza si aumente el nivel de autoestudio en la ciudad de mexico. ¿Cual es el objetivo final de la propuesta? mejorar las calificaciones, o el nivel de enseñanza, o el nivel de autoestudio?

No se si estamos atacando la escacez adecuada (nivel de enseñanza); creo que esto es un incentivo que no llega a la raiz del problema

JLT dijo...

Son buenas preguntas.

Yo también tengo mis dudas sobre la solidez técnica de la propuesta y su eficacia para mejorar los niveles educativos de los mejores estudiantes. Pero creo que vale la pena darle el beneficio de la duda al gobierno.

Ojalá la Asamblea (que es el contrapeso al jefe de gobierno) le de seguimiento a la política pública para asegurarse de que el programa funciona y que no se convierta en otra red clientelar.

susi_q77 dijo...

Hola Boy!

Me pareció interesante el artículo que estas dando a conocer en tu blog sobre el programa de "Niños Talento" que va a impulsar el gobierno del D.F.

Cabe destacar, que tengo mis dudas sobre si los parámetros de control para la elección de estos niños sean los adecuados.

Estoy a favor completamente en el hecho de formar líderes mexicanos, pero considero que se les restan oportunidades a los niños que no cuentan con un promedio brillante y que tal vez necesiten mayor impulso para lograrlo; con lo cual considero que estarían restando en lugar de sumar.

Espero estar equivocada, pero estos son mis comentarios al respecto.

Ciertamente, todavía podemos darle a este programa el beneficio de la duda.

Saludos,

Susana Orea