5 de septiembre de 2007

¿Es posible disminuir los impuestos y aumentar, simultáneamente, la recaudación?

La pregunta es válida y más en estos días que el Congreso discute como aumentar la recaudación. Hasta estos momentos la discusión pública solamente ha considerado el aumento de impuestos para lograr dicho objetivo.

Por ello, la pregunta. La respuesta es sí. La reducción de impuestos genera mayor actividad económica y reduce los incentivos a participar en la economía informal.

La gráfica (conocida como la curva de Laffer) explica de manera esquemática el mecanismo.




En la gráfica tenemos dos ejes: el horizontal (X) con la tasa impositiva y el vertical (Y) con el nivel de recaudación.

En el punto 0 (extremo inferior izquierdo) tenemos una tasa de 0%. Evidentemente en ese caso, la recaudación es de $0 pesos ya que el gobierno no cobra impuestos.

El otro punto importante en la gráfica es el 1. Ahí, el gobierno cobra el mayor impuesto posible que, para efectos de este ejercicio hipotético, es de 100%. Lo que sucede con esta tasa impositiva es que los agentes económicos (contribuyentes) alteran sus patrones de comportamiento con respecto al impuesto y no tienen incentivo a producir (porque el gobierno se lo lleva todo) o, por otro lado, no pagan impuestos y se retiran a la economía informal.

El máximo en la curva (donde la pendiente es 0) representa la recaudación máxima y esa se obtiene a una cierta tasa impositiva que podemos denominar tasa óptima. Ojo: En esta grafica, la curva se divide en dos partes iguales. Esto no significa que la tasa óptima sea de 50% (el 100% que pusimos como tasa máxima fue arbitrario). La gráfica es solo un ejercicio para mostrar que la recaudación disminuye con cualquier aumento más allá de la tasa óptima.

Bajo este modelo, la pregunta que debe hacer el legislador es la siguiente: ¿como podemos estar seguros de que todavía estamos en un punto anterior al de la tasa óptima? o, en lenguaje cotidiano, ¿como podemos estar seguros que el aumento de tasas incrementará la recaudación?

La verdad, no hay un método científico para saberlo, el mejor camino sería una prueba de ‘ensayo-error’. Sin duda, eso resultaría costoso y desgastante.

Ahora, si existe evidencia histórica y circunstancial que nos permite suponer que México está más allá de la tasa óptima (entre la tasa óptima y el punto 1 en la gráfica) y que el aumento de impuestos implicará una disminución de la recaudación. Pongo dos puntos:

a) México no es una economía competitiva y, en relación a nuestros principales socios y competidores, estamos cayendo en este rubro (las economías menos competitivas tienden a ubicarse al lado derecho de la tasa óptima).
b) Los altísimos niveles de la economía informal.

Si te interesa el tema, debes leer The Way the World Works, de Jude Wanniski.