12 de marzo de 2008

Mississippi

El Senador Barack Obama ganó contundentemente ayer las primarias en el estado sureño de Mississippi. Con el 99% de los votos computados, Obama se llevó 61%, mientras que la Senadora logró el 37%. Aquí puedes ver los resultados.

Mississippi tiene asignados 40 delegados en la Convención Nacional de los cuales 33 son electos y 7 superdelegados. El número final de delegados electos para cada uno de los candidatos todavía no es posible determinar aún porque todavía tienen que desarrollarse las convenciones municipales y estatales. Estas convenciones se realizarán con los delegados que fueron electos ayer.

El punto importante es que Obama ampliará ligeramente su ventaja sobre Clinton y es posible que con su triunfo ayer haya borrado la ventaja que la Senadora Clinton obtuvo la semana pasada con sus victorias en Ohio, Texas y Rhode Island.

En realidad, la victoria de Obama nunca estuvo en duda en este estado. Previo a la jornada, las encuestas mostraban una sólida ventaja del Senador de Illinois. Las encuestas de salida muestran que los electores votaron principalmente según líneas raciales: el 91 por ciento de la población afroamericana votó por Obama, mientras que el 72 por ciento de la población blanca votó por Clinton.

La siguiente primaria ocurrirá en 6 semanas, el 22 de abril, en Pennsylvania.

Este estado es uno de los más importantes en la contienda demócrata porque es uno de los 'battleground states' en la elección presidencial. ¿Que significa esto? Que no está claro que partido pueda ganar ahí el próximo noviembre. Tiene un electorado que en ocasiones simpatiza con los demócratas y en otras con los republicanos. Ahí su importancia.

¿Cuál es el papel que entonces jugará Pennsylvania en la contienda del Partido Demócrata?

Dado que todo parece indicar que Obama y Clinton llegarán a la convención demócrata en Denver sin el número suficiente de delegados (2,025) para llevarse la nominación, tomarán mucho peso los argumentos políticos y electorales que presenten ambos candidatos a los superdelegados.

Si Clinton gana Pennsylvania (de hecho, va arriba en las encuestas), ella dirá que ganó todos los estados grandes (California, Texas, Nueva York, Florida...) menos Illinois (estado natal de Obama) y que eso la hace la candidata más competitiva frente a John McCain. Ella dirá que Obama ganó estados (Utah, Montana, Idaho, Wyoming...) que los demócratas no tienen ninguna posibilidad de ganar el mes de noviembre. Por ello, si Obama gana Pennsylvania el 22 de abril, le quitará a Clinton esta línea de argumentación y podrá decir que el también ha ganado en battleground states. Como Obama llegará a la convención con más delegados que Clinton, en mi opinión, amarrará la candidatura si gana Pennsylvania. Si no gana Pennsylvania, tendrá abierto ese flanco en la convención nacional.

Otro tema que está en la agenda y que deberá resolverse en las próximas semanas es la situación de los estados de Michigan y Florida.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Creo que te faltó comentar el efecto que pueda tener la inminente renuncia del gobernador de NY.

JLT dijo...

Anónimo, es correcto.

De entrada, te comento que la renuncia de Spitzer le pega a Hillary Clinton por dos razones. En primer lugar, porque pierde a un superdelegado (Spitzer respaldó públicamente a la Senadora); en segundo lugar porque las acusasiones contra el gobernador recuerdan las acusasiones contra el Presidente Clinton. La campaña de la senadora está intentando ver hacia el futuro y entre menos se hable del pasado (su marido) mejor.

Adrián dijo...

Sí JLT eso es lo que dice The Caucus. ¿No crees que el apoyo de grupos poderosos determinará más bien al candidato? Algunos estados pueden cambiar su voto después de la primera ronda de votaciones y lo harán para favorecer a quién el líder de la delegación les diga. Es decir, seguramente el que tenga mayor apoyo de sindicatos (que suelen controlar algunas delegaciones estatales) ganará. Y atmbién el que tenga aliados clave en el partido, incluyendo a Howard Dean. Así como FDR resultó electo por la convención demócrata con el apoyo no del partido, sino de figuras dentro del partido (como Farley), el nuevo candidato demócrata lo logrará de igual manera y no sé si Hillary las traiga todas consigo.