12 de octubre de 2007

El emprendedor es el motor del progreso

Hace varios días, el Wall Street Journal publicó una nota sobre los esfuerzos de una persona –Eric Rey- por desarrollar una semilla de arroz que podría reducir el uso de fertilizantes de nitrógeno y, con ello, bajar los costos de producción de bienes agrícolas. En el mejor de los escenarios, sus esfuerzos también reducirían la emisión de gases a la atmósfera y dichos ahorros podrían venderse en mercados internacionales.

Aquí la nota.

No se nada de fertilizantes de nitrógeno y no tengo ni la menor idea si Eric Rey va a tener éxito. Y no es necesario que lo sepa porque Rey es el caso típico de un emprendedor. El emprendedor es aquella persona que visualiza una oportunidad (que los demás no vemos) para ofrecer un bien o servicio inexistente o una oportunidad para proveer de manera distinta un bien o servicio que ya existe en el mercado. El emprendedor es una persona arriesgada y sabe que su idea puede no rendir frutos. Pero eso no lo detiene. El emprendedor siempre está movido por la idea, pretensión o necesidad de ofrecer algo nuevo y, gracias a su esfuerzo, mejorar las condiciones de vida de los demás.

En mi opinión, la mayoría de los gobernantes no identifican este proceso. En parte, porque nunca han sido emprendedores y por eso no visualizan como una autoridad municipal, estatal o nacional puede promover o detener el proceso innovador. Una forma eficaz para identificar que políticas públicas contribuyen al progreso (y el crecimiento) y al mejoramiento de las condiciones de vida en nuestras sociedades es entender los efectos que estas políticas tienen hacia la actividad emprendedora.

Un reciente artículo de Mary Anastacia O’Grady habla también sobre este tema y presenta un comparativo de los países de la región. Como siempre, su artículo es muy bueno. Aquí la versión en inglés; aquí la versión en español.

3 comentarios:

Rocío Arango Giraldo dijo...

En el emprendimiento está el fundamento del empresarismo que es algo muy de moda en política para superar el desempleo y pasar de propietarios a trabajadores.

En Medellín por ejemplo, la administración actual ha promovido entidades como la Incubadora de Empresas, Banco de Los Pobres e iniciativas de nanocrédito para incentivar la cultura del emprendimiento. Es un buen recurso las pymes en América Latina.

PSal dijo...

O'Grady's piece is wonderful. Thankx for the headsup.

JUAN CARLOS LUNA dijo...

Un emprendedor es como cierto amigo que tengo que un día, a pesar de las miradas raras de todos nosotros, decidió entrar al internet y desarrollar un espacio de debate multitemático que hoy se llama contraintuitivo y que, he escuchado por ahí, además de estar en los primeros lugares de visitas para un blog de temas económicos y pólíticos, ha sido contactado para desarrollar proyectos conjuntos de mayor envergadura. Enhorabuena ¡