12 de noviembre de 2010

Inundando el mercado con dinero

Recientemente, la Reserva Federal anunció que compraría 600 mil millones de dólares de bonos (deuda) con la intención de bajar las tasas de interés y, con ello, estimular la economía. A esta política pública se le conoce como "quantitative easing" (relajamiento cuantitativo) y, como ya se intentó también hace varios meses, a este nuevo esfuerzo se le identifica como QE2.

Aquí el comunicado de la Reserva Federal, incluyendo la mención (hacia el final) del voto en contra de uno de los integrantes de la Reserva (Thomas M. Hoenig) por considerar que la medida generará mayores problemas en el futuro (inflación, básicamente).

José Manuel Suárez Mier, economista y profesor de American University, explica en su más reciente columna publicada en El Economista (link abajo) porqué esta medida "está condenada al fracaso". Aquí las razones:

1. Pretende inducir a los consumidores de EU a gastar más, cuando estos sienten la imperiosa necesidad de aumentar su ahorro debido a las devastadoras pérdidas en sus patrimonios que sufrieron con el colapso del mercado de bienes raíces.

2. El mayor déficit comercial externo lo tiene EU con China, que mantiene la paridad del yuan virtual e inflexiblemente ligada al dólar, por lo que ambas se desplomaron juntas, lo que perjudica aún más la competitividad de los países cuyas monedas fluctúan libremente.

3. Los mercados financieros son altamente adictos a medidas de estímulo monetario, que les generan ganancias en el corto plazo, aunque eventualmente lleven al desastre. En Wall Street ya se habla de que QE2 es sólo el modesto inicio de una política mucho más enérgica de expansión monetaria pues anticipan, con razón, que esta medicina no funcionará con la dosis inicial anunciada.

4. Buena parte del resto del mundo estudia cómo responder a la agresión monetaria estadounidense, lo que va a resultar en una madeja de controles de cambios, impuestos e impedimentos a los flujos de capitales y, tarde o temprano, a la adopción de tarifas de importación y subsidios a las exportaciones que actúan como sucedáneas depreciaciones de sus monedas.


Aquí el editorial.

...