2 de marzo de 2010

Si un barco se hunde, ¿quien se salva?

La posible respuesta: depende de la velocidad a la que se está hundiendo el barco.

Al menos, esta es una de las conclusiones que se desprende del análisis de la lista de las personas que murieron y que sobrevivieron dos de los accidentes marítimos más trágicos en la historia: el hundimiento del Titanic (Abril 14, 1912) y el del Lusitania (Mayo 7, 1915).

En ambos casos, los capitanes dieron la orden de que las mujeres y los niños tendrían la prioridad para subirse a los barcos salvavidas. En el Titanic si sucedió y sobrevivieron principalmente tanto mujeres como niños; en el Lusitania no sucedió y en este caso sobrevivieron principalmente hombres jóvenes.

¿Que factores explican la diferencia?

Según unos especialistas, el tiempo que tardaron ambos barcos en hundirse explica, en gran medida, el comportamiento de las personas y las diferencias en la tasa de sobrevivencia entre hombres y mujeres de distintas edades. El Titanic tardó varias horas en hundirse (porque chocó con un iceberg), mientras que el Lusitania se hundió en 18 minutos (porque fue torpedeado por un submarino alemán). En el caso del Lusitania, la velocidad de los hechos combinado al impulso y deseo de todas las personas por salvarse generó desesperación masiva y un comportamiento mas atropellado. En el Titanic, por su parte, la lentitud de los hechos permitió mayor cordura y respeto a las normas establecidas.

Aquí la nota original (vía The Guardian).

...