5 de noviembre de 2008

Agenda económica en el corto plazo del Presidente electo

Aquí las notas de mi comentario de radio en IMER en el programa que conduce Mario Campos (aquí su blog). Las opiniones son personales y los errores son atribuibles exclusivamente a mi persona. El comentario es del día de ayer pero como es un tema postelectoral decidí subirlo hoy.



El día de hoy es difícil no hacer referencia al proceso electoral en los Estados Unidos.

Las encuestas favorecen al candidato del Partido Demócrata, el Senador Barack Obama, y a menos que suceda algo inesperado, en unas 12 o 13 horas nos estaremos enterando que Obama será el próximo presidente norteamericano. Un hecho y un día histórico.

Esto lo sabremos relativamente temprano porque los estados que están en el aire (battleground states) se ubican en el este norteamericano. Estamos hablando de Ohio, Pennsylvania, Virginia y Florida. En estos estados las casillas cierran alrededor de las 7 de la noche hora local, 6 de la tarde en la ciudad de México y a partir de ese momento las televisoras ofrecerán resultados de encuestas de salida.

También se espera un muy buen día para los candidatos de ese partido para la Cámara de Diputados y la Cámara de Senadores. Los demócratas mantendrán su mayoría en la Cámara de Diputados y lo único que no es claro es si alcanzarán una supermayoría de 60 senadores en la Cámara Alta. Este es un número importante porque, según las reglas del Senado, una minoría de 40 senadores puede evitar que un tema se vote en el pleno. El Senado norteamericano está integrado por 100 legisladores.

Independientemente de los resultados, no hay duda que el principal reto que enfrentará el día de mañana el candidato ganador es la economía.

La pregunta que se estará haciendo por su mente el día de mañana es ¿como darle rumbo a un país que atraviesa por una situación complicada y que, de mantener el camino, en el mediano plazo, presentará problemas serios en relación a su competitividad?

Para muestra, un botón.

La información del sector automotriz, uno de los pilares del sector manufacturero norteamericano, en las últimas horas confirma la gravedad de la enfermedad. General Motors reportó una caída del 45 por ciento en la venta de vehículos con respecto a octubre del 2007; Ford Motor, una reducción del 30 por ciento. La situación no se limita a las compañias norteamericanas, Toyota reporta una reducción de 23 por ciento en sus ventas en los Estados Unidos.

Hay nerviosismo en los mercados y no debería sorprendernos que el candidato ganador en pocos días nombre a su equipo económico y comience a trabajar con la administración saliente y el congreso norteamericano. En un hecho que, en mi escaso conocimiento, no tiene precedente, el Secretario del Tesoro actual (Paulson) tiene ya una oficina dentro de su Secretaría para el equipo del candidato ganador.

No es menor esto pues el Congreso norteamericano sesionará en las próximas semanas para discutir y aprobar el paquete financiero. La opinión del nuevo equipo económico será muy importante sobre todo porque serán ellos quienes tendrán que ejecutarlo.

Ninguna de las dos campañas ha dicho si nombraría a un equipo económico en los próximos días.

En caso que gane Obama, es previsible que se mueva con más rapidez pues, según muchos analistas, tiene que enviar señales positivas, que tranquilicen a los mercados y los contribuyentes, sobre todo a la luz de algunas de sus propuestas y opiniones económicas expresadas en la campaña, entre ellas la idea de aumentar los impuestos a quienes más ingresos generan ("share the wealth").

En caso que McCain gane, creo que existe menos preocupación por el tema de los impuestos y su primera señal económica deberá ser una expresión sobre la forma en que va a trabajar y colaborar con un congreso dominado por el partido demócrata.

Por otro lado, en las próximas horas, escucharemos voces en el Congreso que hablaran sobre la necesidad de aprobar un estímulo económico (esta idea de que cobrando impuestos y gastando los recursos se genera crecimiento).

Será importante tomar en cuenta los resultados del último estímulo aprobado por el congreso y el presidente Bush el año pasado. No tuvo los resultados que decían sus promotores. En febrero y marzo de este año se enviaron cheques a los contribuyentes (por 150 mil millones de dólares) y la economía no se reactivó y hoy estamos en una situación más grave.

El último gran tema, es el papel que jugará el gobierno norteamericano en el sistema bancario. En el programa económico presentado hace algunas semanas, es la Reserva Federal la principal instancia reguladora y podría ser que la nueva administración tenga una opinión distinta y considere, por el contrario, que el Ejecutivo es quien debe tener un papel más activo a través del Departamento del Tesoro.

En resumen, tres temas económicos son la agenda en el corto plazo del candidato ganador: impuestos, estímulo fiscal y sector bancario.

...

PD. Descansen en paz dos buenos amigos, Juan Camilo Mouriño T y Miguel Monterrubio C.