3 de diciembre de 2007

Lydia Cacho y la decisión de la Suprema Corte

La semana pasada la Suprema Corte de Justicia, en una votación dividida, determinó que el gobernador de Puebla no estuvo involucrado en la violación de las garantías individuales de la periodista Lydia Cacho. Aquí la noticia.

Dos de los columnistas que más leo publican en estos días su reacción.

Zepeda Patterson hace un balance político de la decisión. Aquí el editorial.

Silva-Herzog Márquez presenta un análisis legal.

El caso de la periodista Lydia Cacho no representa un abuso espontáneo por parte de algún silvestre cuerpo policiaco. Su secuestro y su tortura forman parte de una cadena de hechos entrelazados desde la cúspide del gobierno local. Ahí se recibió la petición de escarmentar a la periodista que exhibió la red política de la pederastia en Cancún; ahí se decidió formar un expediente judicial, ahí se ordenó su captura, ahí se determinó el encubrimiento del abuso. El dictamen del ministro Silva Meza mostró un "concierto" de autoridades, una coordinación de órganos federales y locales, de instancias judiciales y administrativas, de instituciones pretendidamente autónomas para vulnerar los derechos de un ciudadano. Ese concierto es la más grave vulneración del régimen constitucional mexicano, basado como cualquier orden liberal, en el imperio de las separaciones y los contrapesos. Precisamente ese principio de disociaciones como garantía vital fue roto en la operación de la venganza coordinada por el gobernador de Puebla.

Aquí su columna (via Reforma o via su blog).

1 comentario:

El Tataranieto del Ahuizote dijo...

Fundamentalmente creo que la Suprema Corte iba por buen camino, desde el 2000 ha ido tomando mayor auge en decisiones fundamentales mostrandose autonoma y decisoria. De ser un órgano en el que los ciudadanos creiamos que solo calentaban el asiento y ganaban fortunas, se comenzó a tener la idea de que si trabajaban, primer inferencia, y segunda que eran autonomos (clap, clap).

Sin embargo la decision tomada en este momento por los ministros de la Suprema, al menos para mi, les quita de tajo TODA la Credibilidad que para mi tenían, convirtiendose en unos peleles del sistema politico, y que pena, sirviendo a los "nacos" de la política, al PRI, y al mas "naco de todos" a Mario Marín, que verguenza que esta haya sido la decision de la Suprema y que mensaje a la Impunidad le han dado a todos los políticos, jodan, madreen, difundan el miedo, que "aqui no pasa nada"