25 de abril de 2011

No les digan para que no se espanten

Este fin de semana, en su columna Piedra de Toque, Mario Vargas Llosa (Premio Nobel de Literatura 2010) reflexiona sobre las elecciones en Perú. Aquí encuentras su columna.

Aunque no es el tema central de su texto, Vargas Llosa menciona porque algunos gobiernos de 'izquierda' en América Latina han entregado al electorado cuentas relativamente buenas. En resumen, porque se han alejado de políticas centralistas y estatistas y han adoptado políticas públicas con un enfoque más adecuado. Como sugiere el autor, no conviene mencionarlas o adjetivarlas con el término adecuado porque se pueden espantar los promotores.

Aquí el párrafo:

Este apoyo no puede ser una abdicación sino un apoyo exigente y crítico, a fin de que Ollanta Humala nos dé pruebas fehacientes de su identificación con la democracia y con una política económica de mercado sin la cual el Perú entraría en una crisis y un empobrecimiento que condenaría al fracaso todos los programas de redistribución y de combate a la pobreza que figuran en el plan de gobierno de Gana Perú. Para que aquellos programas sean exitosos es indispensable que el Perú siga creciendo como lo ha hecho estos últimos años, ya que si no hay riqueza no hay nada que redistribuir. Eso lo han entendido los socialistas chilenos, brasileños, uruguayos y salvadoreños y por eso, aunque se sigan llamando socialistas, aplican o han aplicado en el Gobierno políticas socialdemócratas (no digo liberales para no espantar a nadie, pero si dejara esa palabra no mentiría).

El párrafo me generó una sonrisa.

...