10 de febrero de 2009

La opinión pública ante el paquete económico

Aquí las notas de mi comentario de radio en IMER en el programa que conduce Mario Campos (aquí su blog). Las opiniones son personales y los errores son atribuibles exclusivamente a mi persona. El comentario se transmitió el martes 10 de febrero a las 7:45 AM.



El día de ayer los demócratas en el Senado obtuvieron una importante victoria legislativa ya que lograron llevar al pleno de esa Cámara el paquete que el Presidente Obama solicita para 'estimular' la economía norteamericana.

Hoy se votará esta iniciativa y con ello quedará aprobado un paquete económico por $827 mil millones de dólares.

¿Qué sigue?

Un etapa del proceso legislativo conocida como “conferencia” en donde se resuelven las diferencias entre la iniciativa que aprobará hoy el Senado y la iniciativa que, hace algunas semanas aprobó la Cámara de Representantes. Si bien en el costo total de ambos paquetes no hay una diferencia relativa considerable, si existen discrepancias en la composición de ambos paquetes. El resumen de las diferencias pueden observarse aquí.

Un tema que me parece interesante poner sobre la mesa es la percepción que tienen los ciudadanos norteamericanos sobre el paquete económico.

Las encuestas muestran que la opinión pública está dividida y ambivalente sobre la propuesta. Por ejemplo, una encuesta de Gallup, señala que el 51% de la población considera al paquete crítico para la economía norteamericana; el 29% lo considera importante mas no crítico; y para un 17%, el paquete no es importante. Este resultado nos dice que la mayoría de la gente considera que algo debe hacerse (aunque no parece tener claro que).

Además, Obama en estos días señaló que -palabras más o palabras menos- “si el paquete económico no se aprueba a la brevedad en el Congreso, la economía que ya está en crisis llegará a una situación catastrófica”. ¿Cómo percibe la opinión pública este llamado? Según una encuesta de Rasmussen, el 44% de los norteamericanos están de acuerdo con la afirmación, mientras que el 41% no la comparte.

Así podría yo reportar otros datos, pero me parece que lo más relevante que he observado en las encuestas que, desde hace varias semanas, han medido la opinión pública en este asunto es lo siguiente: el apoyo al paquete económico ha ido disminuyendo gradualmente.

Una encuesta de Pew Research muestra esta tendencia. A mediados de enero, el 57% de los encuestados consideraba que el paquete de $800 mil millones de dólares era una buena idea, mientras que el 22% lo percibía como una mala idea. Hoy, el apoyo ha disminuido varios puntos porcentuales. Apenas el 51% está a favor del paquete y un 34% de los encuestados ya tiene una opinión negativa del paquete.

¿Qué está sucediendo?

Que los indecisos no les está convenciendo el argumento que el paquete es crítico y lo podrían estar percibiendo como una excusa para aprobar un conjunto de proyectos que no son estratégicos, que servirán para que los legisladores se luzcan ante los electores de su distrito y terminarán por aumentar el gasto y la deuda pública.

En este sentido, el presidente Obama no se ayudó la semana pasada cuando en una reunión con legisladores de su partido señaló que el propósito del paquete era el gasto. En inglés dijo, “It’s spending: that’s the whole point”. Las imágenes de su discurso han circulado por Internet y medios de comunicación y eso ha contribuido a la creciente percepción negativa del paquete. Aquí lo puedes ver (la expresión la puedes ver aproximadamente al minuto 8). En otra encuesta de Rasmussen se preguntó si se estaba o no de acuerdo con la expresión del Presidente y los resultados muestran una clara división: 43 por ciento a favor y 43 por ciento en contra.

Me parece que Obama y sus asesores se dieron cuenta de esto y por eso, a partir de ayer, el Presidente inició una serie de recorridos en ciudades que se han visto muy afectadas por la crisis para hablar del paquete y mejorar la percepción que tiene la opinión pública de lo que está haciendo el y su partido en el Congreso.

Pero para el es muy necesario que este paquete nazca con buena imagen y que se le perciba como la medicina correcta a la crisis. De no hacerlo, el electorado se la podría cobrar en las elecciones intermedias del 2010.

...