31 de mayo de 2011

Ciudades de oportunidad

Aquí las notas de mi comentario de radio en IMER en el programa que normalmente conduce Mario Campos (y que hoy condujo Guillermo Rodríguez). Las opiniones y errores son atribuibles exclusivamente a mi persona. El comentario se transmitió en vivo el martes 31 de mayo a las 7:40 AM.


La consultoría internacional PWC en asociación con la organización Partnership for New York City, publicaron el reporte Cities of Opportunity. El estudio analiza el ambiente de negocios y el potencial de innovación en veintiseis de las principales ciudades del mundo y, con ello, mejora nuestro entendimiento de los elementos y variables que explican porque algunas ciudades crecen más que otras.

Las cinco ciudades que salieron mejor calificadas y que tienen los mejores ambientes de negocio e innovación son, en primer lugar, Nueva York, seguida de Toronto, San Francisco, Estocolmo y Sydney.

Tres ciudades latinoamericanas aparecen en el reporte. La Ciudad de México, es la mejor posicionada, en el lugar 20. Santiago de Chile y Sao Paulo (en Brasil) ocupan los lugares 22 y 24, respectivamente.

Por cuestiones de tiempo, resaltaré dos aspectos del estudio.

Uno, la información particular de la Ciudad de México y, dos, las lecciones más amplias del estudio.

¿En que categorías salimos bien calificados?

De las más de cincuenta variables que compila el estudio, la Ciudad de México tiene el primer lugar en dos categorías: uno, costo de vida y, dos, costos de transporte público. Estas son, digamos, las ventajas competitivas del Distrito Federal. Ambas son importantes pero, sin duda, no son factores determinantes para mejorar las perspectivas de inversión y atracción de los sectores más productivos e innovadores de la economía global.

¿En que categorías estamos mal calificados?

Paradójicamente, el reporte califica mal a la Ciudad de México en factores que son consecuencia de los muy bajos costos de transportación (una de sus ventajas): uno, la contaminación ambiental y, dos, el tráfico vehicular. A pesar de ello, estos factores no son los verdaderos obstáculos. Nuestros principales problemas los tenemos, según el estudio, en el marco laboral que dificulta la habilidad de las empresas para renovar o ajustar su plantilla laboral, el poco interés o ímpetu emprendedor entre la población y los bajos niveles de inversión en investigación y desarrollo.

Sin duda, estas son variables mucho más importantes para hacer negocios y entonces uno se pregunta cómo es que la Ciudad de México ocupa el vigésimo lugar. La respuesta es metodológica: el estudio selecciona veintiséis ciudades y si incorporara más centros urbanos, muy probablemente descendería el Distrito Federal.

¿Cuáles son las principales lecciones del estudio?

Antes que hablar de grandes inversiones en capital físico, las ciudades grandes, las ciudades que ocupan los primeros lugares logran generar, atraer y retener gente talentosa y creativa. El estudio nos muestra que puede haber muchas maneras de lograrlo. Estocolmo se ha basado en su sistema educativo; Nueva York en sus atractivos culturales y en la oferta de entretenimiento; Toronto por su política migratoria liberal.

Después de leer el reporte, queda la sensación de que los bajos costos no son una estrategia adecuada para el crecimiento. Las ciudades que ocupan las primeras posiciones no son lugares baratos. El precio del metro cuadrado, ya sea comprado rentado, en Toronto, Londres o Nueva York es muy caro y, a pesar de ello, siguen atrayendo sectores innovadores y personas talentosas, muchos de ellos estudiantes recién egresados con escasa capacidad económica. Por el contrario, independientemente de los costos, lo importante son las oportunidades de negocio y crecimiento que se pueden dan en estas ciudades. Los países y ciudades que se han preocupado por los bajos costos parece que se han equivocado.

Para concluir, vale la pena preguntar ¿qué hace exitosa a una ciudad?

La respuesta no es sencilla pero, si tuviera que resumirlo, diría que las ciudades exitosas, al menos según este estudio, son aquellas que son, digamos, balanceadas o equilibradas.

Me explico.

Las ciudades mejor posicionadas tienen buenas calificaciones en muchos rubros y no ocupan necesariamente el primer lugar en alguna categoría. La Ciudad de México, como mencioné, tiene dos primeros lugares, pero malas calificaciones en muchos otros rubros y esto baja el promedio. Las ciudades exitosas son espacios en donde se combinan oportunidades y facilidades para hacer negocios, oportunidades y facilidades para desarrollar tecnología, oportunidades educativas, oportunidades culturales, oportunidades de entretenimiento, por mencionar unas cuantas. A esto me refiero cuando hablo de balance o equilibrio.

Muchas veces preferimos intentar entender procesos económicos a nivel de países. Esto no es adecuado porque los países son unidades políticas. Por su parte, las ciudades son entidades eminentemente económicas y este tipo de estudios nos hacen ver claramente porque el progreso de un país se explica por la calidad de su vida urbana. ¿Por qué? Entre otras razones, porque las ciudades acercan a las personas y la proximidad nos hace más creativos, más inventivos y más especializados porque es así como encontramos nuevas fórmulas, nuevos productos, nuevas ideas.

...