4 de octubre de 2011

Informe 2011 del Indice de Libertad Económica

Aquí las notas de mi comentario de radio en IMER en el programa que conduce Mario Campos. Las opiniones y errores son atribuibles exclusivamente a mi persona. El comentario se transmitió en vivo el martes 4 de octubre a las 7:40 AM.



Hace varios días se presentó el Informe 2011 del Índice de Libertad Económica. El estudio mide el grado en que las políticas públicas e instituciones apoyan la libertad económica. El índice reporta 42 parámetros para 141 países. Es un reporte muy exhaustivo y, en mi opinión, una referencia obligada quienes están interesados en comprender como se genera crecimiento económico.

¿Qué es la libertad económica?

Entre mayor sea el puntaje que recibe un país en el índice, significa que la iniciativa privada es la principal fuente de bienes y servicios y que el marco institucional protege a las personas y sus propiedades bien habidas. Por el contrario, las economías con menor libertad económica son aquellas en donde la iniciativa privada tiene poca vitalidad y el gobierno ocupa –digamos, el espacio económico. En estos países, el marco institucional no protege adecuadamente los derechos de propiedad.

En las economías más libres, hay menos restricciones a la actividad empresarial y este ambiente genera crecimiento porque los emprendedores están dispuestos a tomar riesgos en inversiones productivas pues perciben oportunidades para satisfacer necesidades del mercado y deciden ponerlas en práctica.

¿Cuáles son los principales hallazgos del índice? Destaco unos cuantos.

• Entre mayor sea la libertad económica, mejor la calidad de vida. Las naciones en el cuartil superior de libertad económica (es decir, el 25% más libres) reportan un ingreso per cápita de $31,502 dólares en 2009; en las economías en el cuartil inferior el PIB por persona es de $4,545 dólares.

• La libertad económica se correlaciona robustamente con indicadores no monetarios vinculados al desarrollo. Por ejemplo, la esperanza de vida es de 79 años en el cuartil superior comparado con 61 años en el cuartil inferior.

• Después de prácticamente dos décadas de mayor libertad económica en el mundo, del 2007 al 2009, este indicador experimentó un ligero retroceso (de 6.67 a 6.64)

• Hong Kong sigue siendo la economía más libre del mundo. De un total de 10 puntos, su calificación es de 9.01. Hong Kong es lo más cercano que tenemos a un ‘milagro económico’ y, desde el punto de vista académico, es un caso muy interesante. A principios del siglo pasado Hong Kong era un territorio desolado y ahora es un imán de actividad económica. Su progreso se explica por una serie de políticas que fortalecen la libertad comercial, baja inflación y la presencia de un Estado fuerte y limitado.

• Estados Unidos, la economía más grande del mundo, reporta una caída en su calificación y ahora se ubica en la décima posición. Durante los primeros veinte años del estudio, nuestro vecino del norte ocupaba normalmente la segunda o tercera posición. Desde hace cinco años, poco a poco ha ido cayendo en el ranking.


¿Qué nos dice el índice de la economía mexicana?

• Nuestro país descendió siete posiciones y pasó del lugar 68 en 2007 al lugar 75 en el 2009. Según el índice, durante ese lapso aumentó el tamaño del gobierno y, como sabemos, esto implica una mayor extracción de recursos, de impuestos, del sector privado.

• Pero esto no es lo más grave. Nuestro mayor problema lo tenemos en nuestra estructura jurídica. Por ejemplo, el 'integridad del sistema jurídico' la calificación es de 3.33 (sobre 10); imparcialidad de los tribunales (3.74), independencia del poder judicial (3.69). En resumen, nuestro estado de derecho es muy débil y existe la percepción de que favorece, indebidamente, a quienes pueden lograr influir en el.

• Vale la pena señalar que nuestras mejores calificaciones tienen que ver con la regulación del crédito y la fortaleza del sector financiero.


El estudio identifica claramente cuál es la tarea que tenemos pendiente en México.

Nuestro mayor problema es la estructura jurídica y la debilidad del Estado de derecho. La actividad económica se basa en contratos y si el sistema judicial (en particular los tribunales locales) no respalda el cumplimiento de los mismos, repito, se reducen los incentivos para que los emprendedores tomen riesgos y generen empleos. La sociedad prospera si es el estado de derecho, el respeto a la ley y la cultura de la legalidad, son fuertes.

Para concluir, la prosperidad es resultado de, por lo menos, dos condiciones. Primero, que los escasos recursos de una sociedad sean utilizados de la manera más eficiente en la producción de bienes y servicios (esta es la esencia de la actividad económica privada); segundo, que exista un dinamismo que despierte y desarrolle el espíritu emprendedor de las personas. En todas partes, los emprendedores tienen aspiraciones, habilidades y las mejores ideas para elevar sus condiciones de vida y las de su entorno. La función económica del gobierno es proteger esta aspiración.

...