22 de diciembre de 2008

A vacacionar (y más si te lo recomienda el doctor)

El día de hoy The Economist presenta una gráfica sobre el mercado potencial que representa el turismo médico de origen norteamericano (aquí la fuente).





Ayer, en su columna Desperdiciar la Crisis (aquí la encuentras), Juan Pardinas habló de este asunto. Resalto dos párrafos:

... En Estados Unidos, 45 millones de personas no tienen acceso a un seguro médico. En promedio, el costo de un seguro privado para una familia de Estados Unidos es superior a los 12 mil dólares anuales. En México, un seguro de cobertura amplia en hospitales privados cuesta cerca de 4 mil dólares. La diferencia de costo representa una enorme área de oportunidad para los dos países. Para ellos, una opción de ampliar la cobertura de atención médica y reducir los costos de su sistema de salud. Para nosotros es una importante área de negocios.

Es iluso pensar que si un gringo se rompe un brazo en Boston volará a Monterrey para atender su fractura o que una niña en Chicago viajará a Puerto Vallarta para ver al pediatra. Sin embargo, hay ciertos tipos de procedimientos médicos y quirúrgicos que sí pueden justificar un vuelo de avión al vecino del sur: cirugías contra la obesidad, reemplazos de cadera y varias operaciones relacionadas con males cardiacos. ¿Un gringo se querrá atender en hospitales mexicanos? Si atendemos las diferencias de precio, yo creo que sí. De acuerdo a un artículo de la revista Expansión, una operación de reemplazo de cadera cuesta 12 mil dólares en México, en Estados Unidos ese mismo procedimiento se cotiza entre 43 mil y 63 mil dólares. El desbloqueo de una arteria coronaria es hasta ocho veces más barato en nuestro país...

...